head-720
17 abril 2024

Ya hay 2.500 faltas que pueden ser juzgados por jurados vecinales

La mayoría de los casos son por faltas de tránsito graves y por organizar fiestas clandestinas. El esquema arranca en noviembre

A un año de entrada en vigencia del Código de Convivencia ya hay 2.500 faltas cometidas por rosarinos en condiciones de ser juzgadas por un jurado vecinal. El 30% de los casos corresponde a infractores que evadieron controles de tránsito, el 23% a automovilistas que se resistieron a realizarse test de alcoholemia y el 11% por organizar o correr picadas de autos clandestinas. También hay casos por organizar fiestas no habilitadas y violar disposiciones en geriátricos. Se trata de faltas graves que tienen un piso de sanción de 145 mil pesos. El dispositivo para que los propios vecinos definan la inocencia o culpabilidad de los acusados debutará en Rosario en noviembre y hay unos 150 voluntarios ya inscriptos.

Los datos surgen de un relevamiento que hizo la propia Intendencia a 12 meses de debutar el Código de Convivencia aprobado por el Concejo en noviembre de 2021. La norma de 348 artículos implicó profundos cambios en las reglas de juego de la ciudad y contempló duras sanciones económicas por infracciones de tránsito, en las actividades de comercios, servicios e industrias y en conducta ciudadana.

“El balance a un año de haber implementado el nuevo Código de Convivencia es altamente favorable. La ciudad tiene ahora una regulación de los conflictos moderna, ágil y transparente”, destacó la subsecretaria Legal y Técnica del municipio, Juliana Conti.

El balance oficial incluyó un listado de las faltas más cometidas por los rosarinos donde sobresale la circulación en moto sin el casco reglamentario colocado. Y multas cada vez más onerosas por estar vinculadas al valor de la nafta que duplicó su valor en un año (ver aparte).

El juicio por jurado fue una de las novedades del nuevo Código. Como ya informó este diario debutará en noviembre y hay unos 150 vecinos voluntarios anotados para juzgar a sus pares.

Según datos oficiales a los que accedió este diario hay unas 2.500 faltas cometidas por rosarinos en condiciones de ser analizadas mediante el mecanismo de participación ciudadana.

La norma establece que el jurado vecinal puede intervenir cuando se trate de infracciones que impliquen “graves afectaciones a la convivencia ciudadana, o puedan ser generadoras de violencia o provocar graves daños a la salud o al ambiente, o causen graves daños a los servicios públicos”. Y tienen un piso de 500 unidades fijas (un litro de nafta por unidad que, al valor de hoy, $290, son unos 145 mil pesos).

Del total de contravenciones que pueden ser juzgadas por los vecinos aparece en primer lugar la evasión de controles de tránsito (30,8%), luego la negativa a realizar test de alcoholemia, narcolemia y controles en general (23,7%) y organizar o participar de picadas clandestinas (11.8%). 

Además de las faltas de tránsito aparecen otras contravenciones que pueden ser juzgadas por los vecinos: infracciones en materia de regulación de residencias para adultos (17.8%) y realizar fiestas clandestinas (8.9%).

De acuerdo a la normativa vigente, el jurado vecinal se habilita a pedido del Procurador de Faltas o bien a solicitud del propio infractor. En una única audiencia cinco rosarinos mayores de 21 años definen la inocencia o culpabilidad del imputado. El jurado podrá formular, además, junto con su veredicto una propuesta de sentencia, que el juzgado podrá admitir y homologar.

Conti resaltó que parte de la reformulación del sistema de la Justicia de Faltas apuntó a brindar herramientas que garanticen mayor eficiencia y celeridad en el procedimiento. El nuevo Código habilita la posibilidad de que los ciudadanos mediante su perfil digital puedan resolver un acta de comprobación de una infracción virtualmente sin la necesidad de concurrir a un distrito. En un año se realizaron 4.282 descargos virtuales, de los cuales más del 90% fue resuelto.

Del mismo modo se habilitó una gran cantidad de contravenciones con pago voluntario para dar inmediata resolución aquellos vecinos que quieren resolver el tema, mediante el reconocimiento de su falta. Así, en 12 meses se resolvieron 50.100 actas. 

“De un promedio de 3.000 pagos voluntarios mensuales que se hacían desde la página web municipal antes de la implementación del nuevo Código, ahora se están observado unos 5.400, un 80% más”, destacó Conti. 

El nuevo Código también habilitó la posibilidad de que cualquier persona que se vea afectada por un hecho de discriminación, acoso sexual callejero, estacionamiento indebido o por la existencia de un terreno baldío, pueda realizar una denuncia. 

A la fecha la mayor cantidad de denuncias recibidas corresponden a faltas por estacionamiento indebido, las que ascienden a un total de 1.102, de las cuales se admitieron más del 40%. Las restantes se desestimaron por falta de prueba o prueba insuficiente, o porque se constató el labrado de actas de infracción por personal del área competente.

Del total de denuncias admitidas corresponden, el 37.8% sobre vereda, el 26.3% obstrucción de cochera, el 6.5% exclusivos discapacitados, el 5.2% cordón amarillo, el 4.8% senda peatonal, el 4.1% obstrucción de rampa, 3.5% parada de colectivos, el 2.4% en ochava, 2.2% parada de taxis, el 2% espacio verde, el 1.7% mano no permitida, el 1.5% reservado motos, el 1.1% estacionamiento indebido y el 0.90% reservado a ambulancias.

Cuáles son las faltas más recurrentes

En el primer año de regulación del Código de Convivencia Ciudadana la falta más registrada fue la circulación en moto sin la colocación de casco reglamentario. Y en segundo lugar el resultado positivo de alcoholemia por encima de 1.5.

El tercer lugar se lo llevó el estacionamiento en lugar prohibido y luego conducir un rodado sin la documentación correspondiente. En quinto lugar, aparece manejar sin la licencia habilitante.

Al estar atadas las faltas de tránsito al valor de la nafta, en un año los valores se duplicaron. Por ejemplo, las violaciones a disposiciones referentes a estacionamiento medido son ahora sancionadas con multa de 16 a 48 UF, es de decir de $4.640 a $13.920. Se aclara que los fondos que se recauden por esta penalidad “se destinarán a integrar el Fondo Compensador del Transporte Urbano”.

Además, se penaliza a los peatones “que atraviesen la calzada sin utilizar la senda peatonal, o que no respeten las señales de los semáforos o las indicaciones de los agentes encargados de dirigir el tránsito”, con multas de hasta $7.000.

Invadir carril exclusivo, no respetar la senda peatonal y conducir fumando será sancionado con multa de hasta $52.000. Circular en moto sin casco o manejar usando el celular con pena de hasta $100 mil. Cruzar el semáforo en rojo, no respetar el cartel de pare o excedido en velocidad con multas de hasta $500.000. Y correr picadas con pena de hasta un millón de pesos.

Manejar violando la alcoholemia cero tiene una amplia tipificación que va desde los $6.500 hasta $200.000 según la graduación y la reincidencia, además de la retención de la licencia de conducir por lapsos de hasta seis años.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *