27-02-2021
Sábado

Notas

Paritarias tensas: fin de la tregua de los gremios estatales y docentes con Perotti

Los sindicatos van por subas del 40%, en parte para recuperar lo perdido en 2020. El año pasado cedieron más por el contexto que por convicción. El gobernador advirtió que "no está para tirar manteca al techo"



Paritarias tensas: fin de la tregua de los gremios estatales y docentes con Perotti

Sábado 30 de Enero de 2021.

Para los gremios estatales y docentes de Santa Fe, este año se terminó la tregua con el gobierno de Omar Perotti. En 2020, en plena pandemia cedieron sus pretensiones salariales y de mejoras en las condiciones laborales más por el contexto que por convicción. En 2021, con menos restricciones Covid, más recursos en la caja provincial y elecciones legislativas, ya se preparan para un decálogo de reivindicaciones. Adelantaron que irán por un 40% de aumento paritario: 10 puntos para recuperar lo perdido en los últimos 12 meses y el resto por la proyección oficial de inflación. El gobernador admitió que la situación fiscal es mejor, pero avisó: “No estamos para tirar manteca al techo”. Traducido, se vienen unas paritarias tensas en la provincia.

La semana próxima la Casa Gris recibirá a los estatales de UPCN y ATE y a los cuatro gremios docentes encabezados por Amsafé y Sadop. Una convocatoria temprana para ganar tiempo, evitar la conflictividad y lograr una meta de la gobernación: que arranquen las clases presenciales el 15 de marzo. Y el 17 de febrero para los años superiores de 2020.

Los sindicatos prometen un 2021 cargado de exigencias. El año pasado se quedaron sin el poder de fuego del paro como herramienta de reclamo ante el parate generalizado de actividades desde marzo. Ahora, conscientes de la demanda social de la vuelta a la presencialidad, tanto en la educación como en la administración pública, harán jugar esa carta ante el Ejecutivo.

“El año pasado quedó pendiente un porcentaje salarial que debe ser adecuado a la inflación, a los aumentos inflacionarios que sufrió la economía y el bolsillo de los trabajadores. En 2015, un docente ganaba 940 dólares, hoy no llega a 400. Tenemos que iniciar el camino de recuperación del poder adquisitivo”, reclamó Roque Jaimes, secretario gremial de Amsafé.

Y luego apuntó: “En enero existieron muchos aumentos en alimentación, hay que mejorar algún tipo de mecanismo para la recuperación salarial, que nos ayude a recuperar lo que perdimos en salario durante el 2020. Tenemos que pensar una nueva paritaria, o bien un nuevo sistema de actualización”.

Desde el gremio de los docentes particulares, Sadop, el jefe local Martín Lucero estimó un porcentaje del 40% para acompañar el proceso inflacionario, un 10% que recomponga de algún modo la pérdida salarial del año pasado más un 30% de estimación de la inflación para este 2021.

“Primero tenemos que recuperar la pérdida salarial del año pasado, llegó el momento de aumentarle el sueldo a los trabajadores tras la peor política salarial de los últimos 25 años. El año pasado hubo mucho componente de sumas en negro, no remunerativas. La cláusula gatillo era un mecanismo, ahora habrá otros, necesitamos discusiones paritarias más cortas, con revisiones periódicas”, sostuvo.  

Fuentes del Ministerio de Economía provincial admitieron la legitimidad de los reclamos gremiales, pero advirtieron que los números no son holgados. El resultado final del ejercicio 2020 aún no se publicó, aunque adelantaron a Suma Política que hubo un ligero superávit.

“La recaudación se recuperó bastante en el segundo semestre, en especial los giros de coparticipación federal. En la primera etapa del año el gobierno nacional postergó los anticipos de Ganancias y Bienes Personales por la crisis y eso repercutió fuerte en los giros a las provincias”, precisaron.

“Se terminó el ejercicio con un delicado equilibrio, con muchas exenciones impositivas a sectores críticos de la provincia que no tenían actividad, mucha demanda de asistencia de sectores que nunca la habían solicitado y aumento de gasto por la inflación”, agregaron.

En el pasivo remarcan que la provincia se endeudó por unos 15 mil millones de pesos con el Banco Nación, el de Santa Fe y otros créditos. “Es cierto, hay depósitos a plazo fijo que dan intereses, pero se usa para pagar sueldos y para el gasto corriente. Y es menos plata que los préstamos gestionados”, sumaron.

Según datos a los que accedió este portal, al comienzo de la gestión de Perotti la provincia destinaba unos 1.700 millones de pesos mensuales para pagarle a sus 120 mil agentes entre docentes, estatales, médicos y policías. 

Esa masa de recursos superó la barrera de los 2.000 millones de pesos hacia finales de 2020 con los aumentos salariales que se fueron otorgando. Así, cada punto porcentual que se acuerde otorgar de incremento salarial a los agentes públicos significará más de 20 millones de pesos mensuales para las arcas públicas.

Por lo bajo en Hacienda reconocen que el año pasado los salarios públicos perdieron cerca de 5 puntos frente a la inflación oficial del 36%, y que hubo un impacto negativo en la caja de jubilaciones y en la obra social por las sumas no remunerativas acordadas.

“Pero ¿quién no perdió poder adquisitivo el año pasado?”, se preguntaron de manera retórica en la Casa Gris. “Pregúntele a los privados, a los que perdieron su empleo, a los que les rebajaron el sueldo, a los que cobraron en varias cuotas. Nadie la pasó bien en un año excepcional”.

“Los gremios tienen todo su derecho a reclamar lo que consideren justo para sus afiliados. Pero no tienen que perder de vista que los ingresos del Estado se nutren del aporte de los privados. Y ahí la situación sigue siendo muy crítica”, cerraron.

© GUILLERMO ZYSMAN