27-09-2021
Lunes

Radio

El desgarrador relato de la mujer que estuvo cautiva 23 años en Rosario

Tras declarar en el juicio a su agresor, María Eugenia sostuvo que tiene "la vida arruinada" y espera que el acusado reciba los 18 años de cárcel que pidió Fiscalía



El desgarrador relato de la mujer que estuvo cautiva 23 años en Rosario

Jueves 29 de Julio de 2021.

“Espero que le den los 18 años de cárcel que me prometieron, pero no me alcanza ni siquiera con que le den los 23 en que estuve secuestrada. Nadie me devolverá esos años en los que no pude criar a mi hijo. Tengo la vida arruinada”. Con esas palabras, María Eugenia intentó reflexionar sobre el calvario que vivió junto a su pareja Oscar R., quien durante más de dos décadas la sometió a condiciones inhumanas en una casa en barrio Cura. La mujer fue secuestrada, abusada sexualmente y explotada en una casa de Santiago al 3500, en la zona sur de Rosario.

El caso de María Eugenia es analizado en un juicio oral y público que tiene a Oscar R. como acusado de delitos gravísimos y por los cuales la fiscal Luciana Vallarella pidió la pena de 18 años de cárcel. María Eugenia declaró durante varias horas en la primera audiencia en un testimonio que expuso no sólo lo espeluznante de lo ocurrido entre 1996 y 2019, sino también los escollos que la policía y la Justicia les puso a sus familiares y allegados para poder terminar con esa situación.

En declaraciones al programa “El primero de la mañana” de LT8, María Eugenia contó su terrible experiencia con el objetivo de que su relato o vivencia sirva para que otras personas que pasan por una situación similar tomen el coraje suficiente para buscar ayuda o hacer las denuncias correspondientes para que cesen las agresiones.

“En el momento de la declaración en el juicio estuve muy nerviosa. Fue muy duro revivir todo lo que pasé en esos 23 años. No fue fácil. Fue como desnudarme delante de un montón de gente que no conocía, pero fue algo necesario para que se sepa la verdad y siempre esperando Justicia. Fui víctima todos estos años, siempre pensando que no existía quien me ayude. No confiaba en nadie. No podía confiar en la policía. Ni siquiera creía en la línea telefónica de violencia de género que tanto se difunde en los medios. Pensaba que hacer la denuncia era quedarse desamparada. Cuando me di cuenta que no era así, que me ayudaron mucho, entendí que había un montón de gente que vivía una situación parecida a la mía. Por eso cuento lo que me pasó”, sostuvo María Eugenia.

La mujer describió que "esos 23 años fueron un infierno, literalmente". Recordó: "Cuando empezó todo este calvario en 1996, yo tenía 19 años. No sabía en quien confiar ni pedir ayuda. Podría definir el día a día con este hombre con una frase terrible: el hombre era un animal de costumbre. Cuando obtuve mi libertad, me di cuenta que yo era como un perrito amaestrado durante 23 años. Fue horrible lo que me tocó vivir. Estuve encadenada. Estuve casi un año viviendo con el pijama. Estuve mucho tiempo sin salir afuera”, destacó.

"Yo espero a mi agresor le den 18 años de cárcel que me prometieron. Entiendo que la Justicia sanciona con determinados años para cada delito. Yo siento que no me alcanza con que este hombre ni siquiera esté 23 años presos, porque a mí no van a devolver ese tiempo perdido. Nadie me devuelve los años en que no pude criar a mi hijo y la destrucción de mi familia. Cada uno enfrenta las secuelas. Yo tengo mis traumas y mi vida arruinada. Entiendo que legalmente no puedan darle más años, pero espero que con una mano en el corazón y con todo lo que pudo comprobarse, le den los 18 años", pidió María Eugenia.

© GUILLERMO ZYSMAN