24-11-2020
Martes

Radio

Avanza el proyecto que prohíbe por 60 años la venta de terrenos incendiados

La iniciativa, que logró la media sanción de Diputados, se orienta a proteger los ecosistemas naturales. Impacta en las quemas en las islas del Delta del Paraná.



Avanza el proyecto que prohíbe por 60 años la venta de terrenos incendiados

Miércoles 18 de Noviembre de 2020.

La Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley que protege los ecosistemas de los incendios accidentales o intencionales y prohíbe la venta de terrenos incendiados en plazos que van de 30 a 60 años, para evitar prácticas especulativas y emprendimientos inmobiliarios.

El diputado oficialista Leonardo Grosso aseguró que "el fuego va a dejar de ser un negocio" y cuestionó a funcionarios de la gestión anterior. Y añadió: "Es incompatible ser medioambientalista y neoliberal: ser de Cambiemos y medioambientalista".

El proyecto reforma la Ley 26.815 del Manejo del Fuego y establece que "no se podrá cambiar el uso de esas zonas para emprendimientos inmobiliarios o cualquier actividad agrícola que sea distinta al empleo y destino que la superficie tuviera como habitual al momento del incendio".

El texto remarca que ese uso no podrá ser modificado por el término de 60 años para que "los bosques nativos o implantados, áreas naturales protegidas y humedales" tengan garantizadas las "condiciones para la restauración de las superficies incendiadas"

En esos plazos "no se podrán realizar en los bosques naturales o implantados la división, subdivisión, loteo, fraccionamiento o parcelamiento, total o parcial, o cualquier otro emprendimiento inmobiliario, distinto al arrendamiento y venta, de tierras particulares". En el caso de que se trate de una zona agrícola, se impone una limitación de 30 años. Tampoco se podrá "hacer cualquier actividad agrícola que sea distinta al uso y destino que la superficie tuviera al momento del incendio".

En diàlogo con LT8, el diputado nacional santafesino Germán Martínez (PJ) defendió la iniciativa: “Detrás de todo eso hay especulaciones de dos tipos: ampliación de frontera inmobiliria y explotación agropecuaria. No se podrá modificar el uso futuro de esas tierras, ni para explotación agropecuaria ni para desarrollo inmobiliaria. Además, en un plazo estimado de entre 30 y 60 años, podría empezar a recuperarse la riqueza del ecosistema”.

© GUILLERMO ZYSMAN