head-768
viernes 2 de diciembre de 2022

En Rosario, más del 20% de los inquilinos ya paga el alquiler fuera de término

La mora se da como consecuencia del alza de precios que genera la escalada inflacionaria, la informalidad laboral y los salarios bajos

Por la aceleración de la inflación, la informalidad laboral y los bajos salarios, algo más del 20 por ciento de los inquilinos de la ciudad entró en mora al momento de pagar el alquiler mensual de su departamento. Así lo revela un informe del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Rosario (Cocir), que detectó en el primer semestre del año subas en los valores iniciales de los contratos de entre el 35 y 40%.

El relevamiento también registró que la mitad de los matriculados encuestados notó una mejora en la rentabilidad del mercado por el alza de los contratos locativos, lo que generó que haya un 30 por ciento más de oferta de inmuebles para alquilar.

Las conclusiones surgen de una encuesta realizada a unos 300 matriculados del Cocir de manera online desde el 24 al 26 de octubre pasado. La puesta a punto del cuestionario, junto al procesamiento de los datos y el análisis de los resultados, estuvo a cargo del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

En total se analizaron más de 30 mil contratos, en su gran mayoría (86%) destinados a vivienda y una pequeña porción referida a comercios e industria.

El informe detectó una novedad: el 21% de los corredores encuestados manifestó que tuvo más demoras en el pago del alquiler durante el primer semestre de 2022.

“Es un fenómeno relativamente nuevo, producto del impacto de la inflación y la informalidad laboral. Una porción de los inquilinos no cobra un sueldo en blanco y puntualmente los primeros días del mes y por eso posterga total o parcialmente el pago del alquiler”, apuntó Alejandro Bassini, coordinador general del departamento de Estadísticas del Cocir.

El referente de Cocir recordó que, en tiempos de pandemia, “prácticamente no había morosidad”. Y comentó que “muchos inquilinos postergan el pago del alquiler y priorizan, por ejemplo, el pago de la tarjeta de crédito a raíz de las altas tasas de interés que cobran los bancos”.

Bassini fue más allá y resaltó que la morosidad detectada excede la variación de precios de los contratos locativos. Al respecto, indicó que en el primer semestre los valores iniciales de los contratos tuvieron una suba varios puntos por debajo de la inflación oficial.

En ese sentido, la encuesta indagó a los corredores inmobiliarios sobre el valor de alquiler de un departamento de entre 10 y 20 años de antigüedad, ubicado en el radio conformado entre 27 de Febrero, Ovidio Lagos y el río, de calidad media de construcción y sin cochera ni amenidades.

En relación con los guarismos de mayo 2022, se observó un aumento en el orden del 36% para los departamentos de 2 y 3 dormitorios, mientras que de 37% y casi el 39% para aquellos de un dormitorio y monoambiente.

Rentabilidad

La encuesta de la UNR también indagó sobre la rentabilidad de los alquileres de casas y departamentos. En este sentido, el 49% de los corredores percibió una mayor rentabilidad de los alquileres en lo que va del año, explicándose en un 59% por la suba del valor de los alquileres.

En paralelo, el 42% de los encuestados manifestó que existe una mayor incorporación de nuevas propiedades para alquiler, que de todas formas no llega a cubrir la demanda del mercado locativo, frente al de la compra venta de usados y de unidades de pozo.

Una casa en Fisherton está más cara que en Funes y Roldán

La encuesta de la UNR sobre el mercado locativo también indagó sobre el alquiler de una casa de dos dormitorios de entre 60 y 80 metros cuadrados, de calidad media de construcción, sin cochera y no ubicada en calle principal en distintas zonas de la ciudad. Fisherton es el barrio más costoso, incluso por encima de casas ubicadas en Funes y Roldán.

El valor más bajo ofrecido para alquilar se encontró en la zona sur, con un valor promedio de $54.912. El más alto, en tanto, se registró en Fisherton, con un monto promedio estimado de $88.616.

Las zonas de Alberdi y Echesortu vuelven a quedar con valores intermedios de $ 72.224 y $67.686, respectivamente. En relación con mayo, Fisherton fue el que mostró el mayor incremento del valor ofertado en el alquiler, alcanzando el 47%, encontrándose por detrás, zona sur, Echesortu y zona norte, que lo hicieron en un 29%, 28% y 25%. En cuanto al valor en Funes y Roldán, en promedio asciende a $ 85.575 y $71.937. En relación con lo relevado en mayo de 2022, estos valores mostraron un incremento del 33% y 32%, respectivamente.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.