head-768
viernes 2 de diciembre de 2022

Inmobiliarias aseguran que los alquileres subieron la mitad que la inflación

Se basan en un estudio realizado por la UNR que detalla que en los últimos 5 años aumentaron un 369 %, mientras que el alza de precios fue del 669%. La relación con el salario se mantuvo estable en torno al 22%

En cinco años, los alquileres subieron casi la mitad de la inflación oficial acumulada. Entre 2017 y 2022 el contrato locativo promedio aumentó 369% mientras que la suba de precios general fue de 669%, alimentos y bebidas 748% y vestimenta e indumentaria 841%. Además, en el último lustro, la relación entre alquileres y salarios se mantuvo estable: en torno al 25% de una remuneración formal santafesina.

Los datos y su correspondiente análisis surgen de un extenso informe realizado por el Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) a pedido del Departamento de Estadísticas del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Rosario (Cocir).

Las conclusiones de este trabajo académico reforzaron los planteos de los agentes inmobiliarios hacia el Congreso nacional para modificar dos aspectos controversiales de la ley de alquileres: los plazos de duración de los contratos, que vuelva a ser de dos años en lugar de los tres actuales, y los mecanismos de indexación.

“En un contexto de inflación acelerada, los contratos de alquiler son prácticamente el único producto del mercado que por ley sólo se ajustan una vez al año”, se quejó el presidente del Cocir, Andrés Gariboldi, quien bregó por indexaciones semestrales.

Para Alejandro Bassini, coordinador del Departamento de Estadísticas del Cocir, “los datos que se han relevado muestran que el problema de fondo de la economía argentina es la alta inflación. Los alquileres han subido en estos últimos cinco años, pero muy por debajo de ese registro general y mucho menos que los alimentos y la indumentaria”.

Los datos analizados incluyen el período 2017-2022 publicados por el Instituto Provincial de Estadísticas y Censos de San Fe (Ipec). Se cotejan los aumentos de precios del nivel general y de los principales rubros, entre ellos el alquiler de una vivienda.

En detalle

En lo que va del año, la inflación acumulada hasta agosto inclusive asciende al 55,1% para el nivel general, mientras que en términos interanuales alcanza el 74,7%. En el mismo período el alquiler de la vivienda tuvo una variación acumulada del 48,5% y 69,1% en términos interanuales.

Desde Cocir destacaron que la variación del alquiler estuvo por debajo de otros rubros importantes para las familias, como alimentos y bebidas (61,8% acumulada y 83,1% interanual) e indumentaria (71,5% acumulada y 105,4% interanual).

La tendencia se mantiene si se comparan los valores de los últimos cinco años. En ese lapso, el rubro alquiler de vivienda subió entre puntas un 369%, mientras que la suba de precios general fue de 669%, alimentos y bebidas 748% y vestimenta e indumentaria 841%.

La relación con el salario

La segunda parte del informe revela que en los últimos cinco años la relación entre alquileres y salarios se mantuvo estable.

Se llega a esta conclusión analizando la evolución del valor de los alquileres respecto de la remuneración promedio de empleados mercantiles registrados y el nivel general salarial de Santa Fe para los meses de septiembre desde 2017 al 2022, según el Ministerio de Trabajo de la provincia.

Para el caso de departamentos de un dormitorio, la proporción que representa el gasto de alquiler en los salarios va entre el 20% y 25% en el período 2017-2022, registrando el valor más bajo en septiembre de 2019 (19%).

La comparación a lo largo de los cinco años es incluso más ventajosa para el nivel general de los asalariados santafesinos sobre los empleados mercantiles registrados, entre dos y tres puntos porcentuales.

En el caso de departamentos de dos dormitorios el peso del alquiler en los salarios se ubica en torno al 29 y el 22 por ciento en la serie histórica analizada en el informe.

Altos costos de unidades ociosas

De manera incipiente, el Colegio de Corredores Inmobiliarios de Rosario (Cocir)empezó a detectar que por el alto costo de tasas, impuestos y expensas que trae aparejado tener una vivienda ociosa en Rosario, algunos propietarios analizan sacarlo del mercado de la venta y volcarlo al ámbito locativo.

“Es un fenómeno reciente que estamos viendo en la ciudad”, admitió Alejandro Bassini, coordinador del Departamento de Estadísticas del Cocir. Según destacó, se trata de propietarios que al no poder vender sus unidades las vuelcan al mercado del alquiler. “Hoy estamos con una marcada desproporción entre unidades ofrecidas para vender y las que están disponibles para alquilar. Si esto se consolida, sería una buena novedad para el mercado del alquiler”, cerró.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.