head-768
sábado 24 de septiembre de 2022

Confirman que más de la mitad de las escuelas de Rosario tiene cortado el servicio

El vocero de Litoral Gas, Andrés Romagnoli, aclaró que se trata de "cortes preventivos", y aseguró que "hay un compromiso de reponer el suministro dentro de las 72 horas".

Más de la mitad de las escuelas de Rosario se encuentran con el servicio de gas cortado en forma preventiva debido a que aún no han finalizado las reparaciones o arreglos en las instalaciones que fueron ordenados por la empresa concesionaria Litoral Gas

Así lo reveló este viernes el gerente de Comunicaciones y Relaciones Institucionales de la compañía, Andrés Romagnoli, quien salió a expresar la posición de la prestadora del servicio ante los cuestionamientos que recibió de parte de funcionarios del Ministerio de Educación de la provincia. Desde la cartera educativa se señaló que Litoral Gas salió hacer clausuras “masivas e indiscriminadas” a las escuelas que no pudieron adecuar sus instalaciones.

En declaraciones al programa “El primero de la mañana” de LT8, Romagnoli admitió que “en la provincia la mitad de las escuelas está con cortes preventivos de gas y en Rosario ese número es un poco más alto”.

“Este es un tema de seguridad. En muchos casos son edificios que tienen unos cuantos años. Las instalaciones de gas no son algo que uno coloca una vez y para siempre. Requieren un mantenimiento. Siempre les pedimos a los usuarios que hagan revisar con el gasista matriculado las instalaciones, chequear que no haya fugas y que todo esté bien. Si esto vale para un domicilio, es más importante aún para una escuela que en muchos casos tiene otras dimensiones”.

“Estamos haciendo inspecciones de rehabilitaciones de servicio. El ministerio ha tomado cartas en el asunto, pero el volumen es muy grande, las situaciones son diferentes y se requiere un esfuerzo importante para ponerlas en regla lo antes posible”, agregó.

Romagnoli explicó, desde el punto de vista de la empresa, como es el proceso de rehabilitación del servicio. “Tiene que ver con un pedido del Enargas de 2018, para que se hiciera inspección por el tema de seguridad en todas las instituciones educativas del país. Eso implicó coordinar un protocolo con cada ministerio de educación de las provincias. Así se hizo en 2018. Aprobado ese protocolo, en 2019 empezaron las inspecciones. En el 2020 y 2021 con la pandemia fue muy complicado sostener el ritmo de inspecciones. Estamos hablando de 1.300 establecimientos no sólo primarios sino de otros niveles también”.

“Cada escuela tiene su particularidad. En muchos casos tuvo que ver con situaciones de fuga. La pérdida no necesariamente tiene que ser importantísima, pero en cualquier caso es necesario repararla. En otros casos tuvieron que ver con instalaciones internas que tuvieron fugas por defectos en el diseño o en el material y esto puede afectar la seguridad. Otra con fallas en la ventilación o con adecuaciones que quedaron irregulares que no se hicieron como se debieron hacer”, añadió.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.